martes, agosto 11, 2009

Auster: oscuridad, memoria y soledad


Texto en espejo.

Si la voz de una mujer narrando cuentos tiene el poder de traer niños al mundo [refiriéndose a Las Mil y Una Noches], también es cierto que un niño tiene el poder de dar vida a sus propios cuentos. Dicen que si el hombre no pudiera soñar por las noches se volvería loco; del mismo modo, si a un niño no se le permite entrar en el mundo de lo imaginario, nunca llegará a asumir la realidad. La necesidad de relatos de un niño es tan fundamental como su necesidad de comida y se manifiesta del mismo modo que el hambre.

–¡Cuéntame un cuento! – dice el niño –. ¡Cuéntame un cuento, cuéntame un cuento, papi, por favor!

Entonces el padre se sienta y le narra un cuento a su hijo. O se echa en la cama junto a él, en la cama del niño, y comienza a hablar, como si en el mundo no quedara nada más que su voz contándole una historia a su hijo en la oscuridad. A menudo es un cuento de hadas, o de aventuras; pero a veces no es más que un simple salto en el mundo imaginario.

–Había una vez un niño pequeño llamado Daniel – le dice A. a su hijo Daniel.

Estas historias en que el mismo niño es el protagonista son quizá las que más le gustan. A. advierte que, en forma similar, cuando él se sienta en su habitación a escribir el Libro de la Memoria, cuenta su propia historia hablando de sí mismo como si fuera otro. Para encontrarse, primero necesita ausentarse, y por eso dice A. cuando en realidad quisiera decir “Yo”, pues la historia del recuerdo es la historia de lo que se ha visto. La voz, por lo tanto, continúa. E incluso cuando el niño ha cerrado los ojos para dormir, la voz de su padre sigue hablando en la oscuridad.

(Paul Auster en La Invención de la Soledad, página 218)

Lo único por decir: Los extractos de arriba y de abajo los saque del libro “La Invención…”, del neoyorquino Paul Auster. Exactamente de la segunda parte que se llama “El Libro de la Memoria”. Los publico para que queden grabados (que es una forma de problematizar la memoria) ya que encierra reflexiones esclarecedoras de la relación “padre – hijo – padre”. Es también mi manera de recomendarlo. Además que tiene una interpretación espectacular sobre Pinocho, aquel niño madera que salvo a su padre y alcanzó ser un niño real. Desde el oscuro vientre de una ballena.

Posible epígrafe al Libro de la Memoria.

“ Sin duda es en el niño donde encontramos los primeros indicios de la actividad creativa. La ocupación preferida y más cautivante del niño es el juego. Tal vez podríamos decir que todo niño que juega es como un escritor imaginativo porque crea un mundo propio o, más exactamente, reordena las cosas de este mundo de una forma novedosa… Sería incorrecto suponer que no toma ese mundo con seriedad; por el contrario, toma el juego con mucha seriedad y pone mucho sentimiento en él ” (Freud)

“ No puede olvidarse que la importancia concedida a los recuerdos de la niñez del escritor, que tal vez parezcan muy extraños, se deriva al fin y al cabo de la hipótesis de que la imaginación creativa, al igual que las fantasías, es una continuación y un sustituto del juego de la infancia ” (Freud)

(citado por Auster en La invención de la Soledad, pagina 233)

La edición es de Anagrama, 1994.

6 comentarios:

  1. A mí si me gusta. Y no sólo eso, sino que lo veo completamente cierto (también desde mi perspectiva de educadora infantil).

    Aún recuerdo cuando era tan sólo una renacuaja y le pedía a mi madre que inventase cuentos donde yo era la protagonista. Ahora me río, pero qué bien me sentía por aquel entonces...

    Mi madre no sólo me ayudaba a estimular mi imaginación, sino que también estaba estrechando los lazos que nos unían con cada historia que inventaba.

    Muy buen extracto, en serio.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Ya lo dije, vos despertas pasiones, un beso a persefone muy buena interpretación , ja ya paresco yo la administradora de este bloj..

    ResponderEliminar
  3. Siempr eme han recomendado este autor pero nunca he tenido la oportunidad de leer, sin embargo, por lo que comentas, veo que tiene reflexiones y teorías bastante interesantes.

    Intentaré echarles un vistazo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. De este autor sólo he leido "El libro de las ilusiones" y creo que no volveré a tocar nada mas de el.Me resulta pesado leerle si no mantiene dialogos y no mantiene ningún espacio de punto y aparte para respirar un poco en un breve espacio.
    Gracias por recomendarlo de todas formas.
    Saludos y esperemos que regreses.

    ResponderEliminar
  5. Anonimo, gracias por la sinceridad.

    Perséfone, los cuentos tienen muchas ventajas para los niños, como bien sabes. Recomiendo la actuación y las mimicas al momento de hacerlo, tú sabes, para darle más realidad a lo que contamos, sea un cuento de Disney o algun cuento más inteligente. En todo caso este link te puede interesar: http://elperroenlaluna.blogspot.com/2009/08/derechos-de-los-ninos-escuchar-cuentos.html

    No despierto pasiones, Semilla, fue Auster, no yo. Administrá cuanto puedas, nena. Un abrazo.

    Deprisa, en realidad es la primera novela que leo de Auster y extraje esos parrafos. No despegues ni por una línea la atención en cualquiera de sus novelas o ensayos. Saludos.

    nykaa, entre hoy, mañana y pasado espero postear aquí. Eso de que no volverás a leer nada más, puedes decirlo acerca de mí, pero no creo que de Auster también. Ojala me cuentes si mantuviste tu promesa. Abrazos.

    ResponderEliminar

"vete de aqui, vete de aqui" (Lu dixit)

 
Clicky Web Analytics